Desde El Cairo con Amor Entrevista a FARIDA FAHMY 

Desde El Cairo con Amor Entrevista a FARIDA FAHMY 


por Ximena Mart

Conocí a Farida Fahmy en Madrid en el año 2002. Shokry Mohamed la había invitado a dictar seminarios y una conferencia. El seminario estaba por comenzar, pero la traductora no llegaba, así que tuve el privilegio de traducir 12 horas de seminarios y también la conferencia. Ambas estábamos alojando en casa de Shokry, así que compartimos mucho y nos hicimos amigas. Al año siguiente fui invitada a traducir nuevamente los seminarios. 

Antes de mi siguiente visita al Cairo la llamé para preguntarle si podría hacerme algunas clases, y me dijo que sí, pero a condición de que alojara en su casa. Desde entonces ya he estado en su casa 4 veces durante mis viajes a Egipto, y compartimos muchas horas juntas durante las cuales hemos tenido interesantísimas conversaciones sobre música y danza. Este año las he registrado, las estoy organizando por temas, y Awalim me propuso compartirlas con la comunidad de bailarinas chilenas.

SOBRE LA INTERPRETACIÓN DE LA MÚSICA

La música está basada en el maqam (escala). Hay muchos maqam. Cuando oyes improvisar un solista, su habilidad consiste en saberse mover dentro de esta escala, y cómo se mueve hacia otra escala. Por ejemplo, Om Koulthoum en sus canciones repite a veces la misma frase una y otra vez, pero cada vez hace algo distinto, sutil, y eso es lo que el público ama.Debiera ser lo mismo con la danza, tener un sentido de continuidad, como una ola que pasa de una cosa a otra. Esa sutileza es lo más importante, cómo pasar de un movimiento a otro, el sentido de continuidad y fluidez. No pienses en cada movimiento aislado, sino en la frase, o una palabra larga

Eso tal vez se perdió ahora a causa de la música pop, que es más rítmica y repetitiva que la música antigua, y tal vez también por exceso de estructura. Esto será más palpable en el próximo workshop que voy a dar en Santiago en Agosto, podremos ver y escuchar de qué estoy hablando. Estoy muy entusiasmada con un nuevo formato de trabajo que he estado utilizando, porque veo grandes resultados en cuanto a que las chicas realmente experimentan un cambio en la manera de percibir e interpretar la música.

La danza es personal. No hay una manera única de hacer los pasos ni de interpretar una música. No se puede decir “este paso se hace así” o “esta música se baila así”. No hay una manera buena o mala de hacer un movimiento, puede ser enseñado o aprendido de muchas maneras diferentes, porque hay una fluidez en el movimiento y no son pasos aislados.

La elección del movimiento y de lo que viene después es muy personal, pero dentro de un marco y una lógica. Si vas a bajar tienes que doblar las rodillas, son reglas kinestéticas obvias. No se puede por ejemplo saltar o patear. Tiene que haber ciertas reglas. Por ejemplo cada profesor educa al niño de diferentes maneras, pero el objetivo es el mismo: un adulto feliz y autosuficiente.

Hay una cosa, el movimiento difícil tiene que parecer fácil. En vez de proyectar “mira qué bien lo hago”, debes proyectar “mira que bella soy”, y así se manifiesta la facilidad y la gracia.